Día: 13 Junio, 2017

En los tiempos que corren, con un mundo cada vez más globalizado y donde los desplazamientos laborales son cada día más comunes, era cuestión de tiempo que lo que antes eran situaciones extraordinarias, cada día tengan un carácter más habitual.

Nos referimos concretamente al supuesto en el que estando los progenitores divorciados, y residiendo en la misma ciudad, el progenitor custodio recibe una oferta de trabajo para trasladarse de comunidad autónoma.

El Tribunal Supremo si bien sienta jurisprudencia para cuestiones similares, es verdad que en estos casos aboga por acudir a las circunstancias concretas antes de conformar una opinión.

En el caso que nos ocupa, al ponderar el perjuicio que causa al menor permitiendo su traslado de comunidad en relación con el beneficio que puede obtener (el favor filii) y máxime cuando la familia de la progenitora materna reside en esa comunidad y el progenitor paterno no tenía todo el tiempo disponible, el Tribunal se decanta por la opción de permitir el traslado del menor, alegando además, que, en los tiempos que corren, este tipo de desplazamientos es muy habitual y los menores se acostumbran al cambio.

En definitiva el derecho, muchas veces de fama arcaica y anquilosada, transcurre paralelo a los tiempos que corren, máxime en circunstancias como el derecho de familia, donde estamos comprobando día a día los numerosos cambios que se vienen produciendo en los últimos años por parte de los juzgados y tribunales.

Esperando siempre que estos cambios redunden sobre todo en el beneficio de los menores en primer lugar, y en segundo lugar en mejorar las relaciones entre los progenitores.

0