Día: 8 Mayo, 2017

A raíz de una reciente polémica surgida estas últimas semanas con referencia a las condiciones de trabajo que se dan en determinados restaurantes, nos parece interesante dar nuestro punto de vista e información y diferenciaciones básicas entre el contrato de Prácticas y el contrato de Formación y Aprendizaje, dejando de lado el asunto de l@s becari@s que trataremos otro día.

Viendo las dudas que hemos observado en los últimos días, y siendo nuestra principal finalidad hacer llegar el derecho de manera fácil y comprensible, intentaremos exponer sus principales características, sobre todo de cara a los más jóvenes que quizá se encuentren en estos momentos en una disyuntiva de este tipo sobre cuál es el contrato por el que deberían optar. Máxime cuando se acerca el verano y son numerosas las empresas que eligen estas fechas para ofertar este tipo de contratos.

Es fundamental empezar explicando que ambos contratos llevan aparejado el derecho de cobro de prestación por desempleo cuando concluyen. Dicho esto, pasamos a especificar sus características:

• Contratos de Prácticas: Este tipo de contratos, lo que priorizan es permitir que el trabajador obtenga la práctica profesional según el tipo de estudios que esté llevando a cabo. El requisito elemental consiste en poseer un título Universitario o de Formación profesional de grado medio o superior.

La duración del contrato de prácticas oscila entre los dos meses y los dos años, si bien puede ser modificado siempre y cuando quede recogido en el Convenio Colectivo (se entiende que por tiempo superior, nunca inferior). El trabajador no debe haber concluido sus estudios hace más de 5 años y se trata de un contrato retribuido y fijado además por Convenio Colectivo. El salario en ningún caso puede ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional.

• Contrato de Formación y Aprendizaje: Se trata de contratos dirigidos a Jóvenes que empiezan a formarse en el trabajo que van a desempeñar. Este modelo combina la formación teórica del joven con la realización de prácticas. La duración del contrato depende también del Convenio Regulador aunque el tiempo mínimo exigido de duración es de 6 meses. La edad para optar a estos contratos se determina entre los 16 y los 25 años. Además se diferencia de manera muy significativa la parte de formación teórica (exigiéndose un mínimo del tiempo empleado) y la parte de formación práctica (con otra cuota determinada por ley). En cuanto a la retribución del trabajador viene contemplada por Convenio Colectivo, y en ningún caso puede ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional.

0