Día: 24 abril, 2017

El caso que venimos a comentar es el de un matrimonio en Régimen de Separación de Bienes, dándose la circunstancia de que la mujer de mutuo acuerdo con su entonces marido, decidió dedicarse en exclusiva al cuidado del hogar en su conjunto.

Para ello prescindieron incluso del servicio doméstico que tenían contratado.

De este modo y habiéndose casado en Régimen de separación de bienes, la demandante decidió plantear el asunto como un derecho indemnizatorio por los años trabajados en exclusiva en el hogar, reclamación por la que obtuvo en primera instancia una cuantía superior a 20.000 €.

La parte perjudicada procedió a recurrir a la Audiencia Provincial, que desestimó el recurso, fundamentando que concurren las circunstancias del artículo 1.438 del Código Civil, para otorgarse dicha indemnización.

En síntesis lo que se viene a compensar es el hecho de que el cónyuge que trabajaba fuera de casa ha visto cómo se ha incrementado su patrimonio personal al prescindir de la trabajadora del hogar que tenían contratada (y recordemos que estaban en régimen separación de bienes y por tanto el dinero fruto del trabajo era de cada cual), mientras que la otra parte, no solo ha visto extinguidos sus ingresos al dedicarse al trabajo del hogar a tiempo completo, sino que como dice la sentencia existe una descompensación entre ambos que debe corregirse.

Siendo además noticiable el hecho de que como dice el Tribunal dicha indemnización no es incompatible con una pensión compensatoria.

Así el artículo 1.438 del Código Civil dispone que “los cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del matrimonio. A falta de convenio lo harán proporcionalmente a sus respectivos recursos económicos. El trabajo para la casa será computado como contribución a las cargas y dará derecho a obtener una compensación que el juez señalará, a falta de acuerdo, a la extinción del régimen de separación”.

Por tanto con la sentencia, lo más importante es que queda reseñada, fundamentada y calculada el derecho de indemnización para este tipo de casos, calculándose según el criterio seguido por la Audiencia Provincial, en el 50% del salario mínimo profesional y multiplicándolo por el número de meses que se acrediten de trabajo efectivo.

Una sentencia muy interesante bajo nuestro punto de vista para este tipo de supuestos, que afortunadamente cada día son menos frecuentes.

Esteban Verdes Torres
– Abogado –

0